Periodismo y estadística

Hoy toca hablar sobre uno de esos temas que frecuentemente se convierte en algo espinoso al tratarlos, la estadística.
Algo tan presente en nuestro día a día pero que sin embargo casi siempre tiene un tupido velo cuando está presente o directamente se ignora.

En este caso, vamos a comentar sobre la estadística que subyace en el periodismo, en todos esos artículos que nos encontramos frecuentemente en periódicos o en telediarios donde se muestran y discuten los resultados de encuentras o gráficas que se presentan como evolución de tendencias, o relaciones causa-efecto, por poner un ejemplo.

Seguir leyendo “Periodismo y estadística”

Samsung paga a Apple en monedas de 5 cent…

En los últimos años son casi diarias las noticias de demandas por infringir patentes entre compañías tecnológicas, llegando así a la asquerosa guerra de patentes que tenemos en la actualidad.

Con motivo de una sentencia que hubo hace algunos meses en la que Samsung fue condenada a pagar a Apple un billón (americano) de dólares, en la prensa aparece cada cierto tiempo una noticia en la que se dice que Samsung a pagado, como venganza, a Apple en monedas de 5 cent., llegando así a la sede de Apple con varios camiones que llevaban todas estas monedas (como este ejemplo, aunque ha habido muchas páginas o medios que copiaron la noticia hace un tiempo).

Como ante las estupideces hay que aplicar sentido común, utilizaremos lo que cualquier persona que haya ido al colegio en sus primeros años sabrá para ver cuántos camiones han sido utilizados por Samsung. Hasta nuestros políticos podrían deducir lo incluso (bueno, igual no todos, tampoco nos vayamos a pasar).

Seguir leyendo “Samsung paga a Apple en monedas de 5 cent…”

De partículas y cafés

Rayos cósmicos
Representación de la llegada de rayos cósmicos a la atmósfera. Imagen original.

La atmósfera es nuestro paraguas. Continuamente llegan a ella partículas muy energéticas procedentes del espacio, pero que sin embargo no consiguen alcanzar la superficie debido precisamente a la existencia de la atmósfera, el aire.

Estas partículas suelen ser lo más simple que podemos imaginarnos: un protón, un único átomo de Hidrógeno, o poco más. Durante todo el recorrido por el espacio suelen viajar tranquilamente, siendo guiadas por las autopistas fijadas por los campos magnéticos que se vaya topando. Pero al llegar a la atmósfera se encuentra con algo nuevo: muchas moléculas (las del aire), que al final no puede esquivar y termina chocando con alguna de ellas, terminándose la historia.

Pero en el primer párrafo hemos usado la palabra clave, muy energéticas. Nuestra mente seguramente ya estará preguntándose… ¿cómo es el zambombazo que producen estas partículas al chocar con la atmósfera? ¿podemos imaginarlo?. También podremos compararlo con algo similar: las energías que llevan estas mismas partículas en el LHC, el acelerador de partículas situado en Suiza (si hombre, el que destruyó la Tierra al crear un agujero negro cuando entró en funcionamiento, hace unos años).

Seguir leyendo “De partículas y cafés”

Viendo luz más allá del rojo o del azul

Cebrabo9
Imagen de Cibermitaños (cebras vistas en infrarrojo).

Desde el siglo pasado se conoce que la luz no se limita únicamente al rango que ven nuestros ojos (que llamaremos visible), sino que hay luz más allá del rojo o del azul, los dos extremos de los colores que detectan nuestros ojos, y que se pueden contemplar en los arco iris, por ejemplo.

Así, más allá del rojo nos encontramos con el infrarrojo, como su propio nombre indica (y que se suele dividir en dos “colores”: infrarrojo cercano y lejano, según si es la región más cercana al rojo o la más lejana). Y si seguimos un poco más, llagamos a la región de microondas, a la que siguen, hasta perderse, la de radio (u ondas de radio).

Mientras que por el otro extremo, más allá del azul tenemos el ultravioleta, al que siguen los rayos X, y más allá todavía, los rayos gamma.
Aunque queda claro que estos límites realmente no existen, sino que han sido definidos arbitrariamente (por conveniencia de las aplicaciones o usos que hacemos de esta luz), ya que no hay nada que distinga dónde acaba uno y empieza otro (es todo un continuo, al que llamamos como espectro electromagnético), de igual modo que ni en la región visible podemos establecer dónde acaba un color y comienza el siguiente.

Seguir leyendo “Viendo luz más allá del rojo o del azul”

Del principio al final, por un observador anónimo

Inmersos en una total oscuridad, alrededor nuestro únicamente vemos una espuma caótica que rápidamente va cambiando, como las olas de un mar embravecido. Realmente no sentimos ni calor ni frío, únicamente una absoluta soledad, únicamente acompañada de la incógnita de cómo hemos podido llegar hasta ahí, pues no recordamos nada de nuestro pasado.

Al cabo de un cierto tiempo una de las olas de dicha espuma emerge alrededor nuestro, elevándose y deteniéndose en el tiempo. Inicialmente no notamos nada nuevo, aunque pronto esto cambia de una forma drástica. De repente todo a nuestro alrededor parece uniformizarse y alejarse rápidamente, a una velocidad endiablada. Así, en un instante ese mar ha pasado a sentirse como una inmensa planicie, en donde no observamos la más mínima imperfección. Pero este fenómeno a traído consigo otra consecuencia: hemos empezado a notar calor; al principio bastante débil, pero la temperatura se ha ido incrementando rápidamente hasta hacerse insoportable, lo cual únicamente se hacía llevadero debido a que simultáneamente hemos dejado de estar solos. Han empezado a aparecer otras criaturas. Pero éstas eran demasiado pasajeras: se iban a la misma velocidad con la que habían venido. Aunque cada vez que se iban, aparecía un número mayor de visitantes, éstos distintos a los anteriores, en general más… livianos.

Seguir leyendo “Del principio al final, por un observador anónimo”

Caballos, coces, muertes y leyes de la probabilidad

Un gran número de fenómenos que podemos observar en la Naturaleza obedecen leyes probabilísticas, de tal forma que aunque el valor que vamos a obtener no es fijo, sí tenemos una idea de con qué probabilidad podemos obtener uno concreto.

Esto es habitual cuando tiramos un dado: cualquiera de sus caras tendrá una probabilidad de 1/6 de salir en una tirada, siempre que no juguemos con un dado trucado desde luego. Por lo que en este caso, todos los posibles resultados son igualmente probables.

Sin embargo hay otros sistemas, en los que los resultados no son igualmente probables, si no que hay valores más probables que otros, siguiendo distribuciones comunes.

Seguir leyendo “Caballos, coces, muertes y leyes de la probabilidad”

A la Naturaleza le gusta las cosas raras ¿o será a nosotros?

A pesar de su desconcertante formulación y de la extraña versión que proporciona de la realidad, la mecánica cuántica nunca ha fallado en una prueba experimental. Es extraordinariamente fiable aunque no transparentemente comprensible. Probablemente sea cierto que “nadie entiende la Mecánica Cuántica”, aunque es igualmente cierto que de alguna maravillosa manera la Mecánica Cuántica entiende al Universo.

Eugene Hecht.

Y es que a veces parece que a los físicos cada día les gusta más hacer teorías extravagantes. Todo era bastante aceptable cuando únicamente se tenían las Leyes de Newton, que decían cosas sobre que si se le da una patada a una pelota ésta se acelera, y que si esa pelota es menos pesada, se acelerará más. También decían cosas algo menos evidentes, como que si hago una fuerza, el objeto sobre la que lo hago hace una fuerza igual y contraria a la mía. Lo que describe el resultado de que al dar un puñetazo contra la pared (dejadlo únicamente para cabreos espontáneos fuertes), mi mano sufre un golpe semejante al que doy a la pared, por lo que acabará bastante perjudicada. O también que todos los objetos caen (hacia abajo) con igual aceleración, debido a la gravedad de la Tierra.

Seguir leyendo “A la Naturaleza le gusta las cosas raras ¿o será a nosotros?”